Edición Electrónica

CIUDAD DE MEXICO — Permitir que perros y gatos laman nuestro rostro es una práctica común que puede implicar riesgos para la salud, pues se transmiten bacterias que si bien no son letales, sí producen inflamación crónica en el estómago, dolor abdominal, diarrea, fiebre, e incluso afectan órg…