SAN DIEGO — Manuel Reynoso García, de 63 años de edad y residente de Tijuana, se declaró culpable ante un tribunal federal, al admitir haber dirigido una organización internacional dedicada al lavado de dinero que movió más de 19 millones de dólares en efectivo de los Estados Unidos a cuentas bancarias controladas por compañías ficticias en México.

La investigación de varios años del FBI apuntó a Reynoso como uno de los líderes clave de la organización de lavado de dinero con sede en Tijuana y San Diego.

Reynoso, el último de los ocho acusados que se declararon culpables en el caso, admitió el lavado de las ganancias del narcotráfico en nombre de organizaciones con sede en México, incluido el Cartel de Sinaloa, a través de empresas de transmisión de dinero sin licencia.

Como resultado de este caso, la organización ha sido desmantelada, dijo el Departamento de Justicia.

Entre 2014 y 2017, el acusado admitió que la conspiración empleó varias técnicas sofisticadas de lavado de dinero con los objetivos de distanciar a su organización, y las organizaciones criminales para las que trabajaba, de las transacciones.

Mediante el uso de cuentas embudo, depósitos en efectivo a granel por parte de terceros pagados, negocios de transmisión de dinero sin licencia, compañías ficticias y varias capas de transacciones que no proporcionaron un propósito comercial legítimo, ni proporcionaron ningún valor comercial, Reynoso pudo convertir el efectivo ubicado en varias ciudades de los Estados Unidos en fondos en instituciones financieras mexicanas, por el pago de una tarifa.

La organización de lavado de dinero reclutó individuos para que se desempeñaran como “titulares de cuentas de embudo”, es decir, titulares de cuentas nominales en el sur de California, principalmente en San Diego.

Otros miembros de la organización con sede en el sur de California y el norte de México, conocidos como “mensajeros”, viajaron a ciudades de todo Estados Unidos para proporcionar un servicio de recepción y transporte de efectivo para los ingresos en efectivo de actividades ilegales en cantidades que oscilaron entre 150 mil y 600 mil dólares.

Una vez en posesión del dinero, los mensajeros depositaron el dinero en pequeñas cantidades en las cuentas de embudo de los nominados y, finalmente, transfirieron los fondos a corporaciones administradas por la organización en instituciones financieras mexicanas.

Una vez en México, los fondos finalmente llegaron a los representantes del Cartel de Sinaloa y otras organizaciones criminales.

El fiscal federal Robert Brewer, dijo que “Esta investigación ha asegurado que el Cartel de Sinaloa y otros similares tengan una forma menos de lavar su dinero sucio”.

De acuerdo al agente especial a cargo del FBI, Scott Brunner, cerrar los ingresos ilegales en efectivo que regresan a los cárteles de la droga es como detener el flujo de sangre al corazón de estas importantes empresas criminales.

“Los lavadores de dinero que buscan introducir fondos generados ilegalmente en el sistema financiero de los Estados Unidos a través de depósitos en efectivo a granel, correos y cuentas de embudo no serán tolerados por el gobierno federal”, declaró el Agente Especial a Cargo Ryan Korner de Investigación Criminal del IRS.

La sentencia está programada para el 16 de septiembre de 2019, ante el juez de distrito William Hayes.

Recommended for you

(0) comments

Welcome to the discussion.

Keep it Clean. Please avoid obscene, vulgar, lewd, racist or sexually-oriented language.
PLEASE TURN OFF YOUR CAPS LOCK.
Don't Threaten. Threats of harming another person will not be tolerated.
Be Truthful. Don't knowingly lie about anyone or anything.
Be Nice. No racism, sexism or any sort of -ism that is degrading to another person.
Be Proactive. Use the 'Report' link on each comment to let us know of abusive posts.
Share with Us. We'd love to hear eyewitness accounts, the history behind an article.