NUEVA ORLEANS — El fiscal federal Peter G. Strasser anunció que un jurado federal emitió veredictos de culpabilidad contra dos hombres de Maryland por estafar a víctimas con más de 15 millones de dólares durante la operación de los acusados del Centro Regional EB-5 de Nueva Orleans después del huracán Katrina.

Tras un juicio de tres semanas presidido por el juez federal de distrito Greg G. Guidry, los acusados, el empresario de Maryland, Maryland Hungerford, Jr., de 58 años de edad, y Timothy Milbrath, de 63 años, un ex coronel de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos quien fungió como ayudante militar de la Casa Blanca durante tres administraciones presidenciales, fueron declarados culpables de conspiración para cometer fraude electrónico y fraude postal, conspiración para cometer fraude migratorio, conspiración para cometer lavado de dinero y seis cargos de fraude electrónico.

De acuerdo al Departamento de Justicia, los cargos se derivaron de su plan para defraudar a inversionistas inmigrantes que confiaron su dinero a los acusados para que invirtieran en empresas creadoras de empleos en Nueva Orleans después del huracán Katrina.

De acuerdo a la acusación, Hungerford y Milbrath conspiraron juntos para defraudar a los inmigrantes que buscaban solicitar visas empresariales EB-5.

El programa de visas permite a los inmigrantes invertir un mínimo de 1 millón de dólares en una empresa generadora de empleo de los Estados Unidos y obtener la residencia permanente si, después de dos años, esa inversión creó o conservó al menos diez empleos estadounidenses.

La inversión mínima requerida se redujo a 500 mil dólares si la inversión se realizó en un área de empleo específica (TEA), definida como un área con una tasa de desempleo del 150 por ciento del promedio nacional.

La acusación de la fiscalía federal establece que el empresario y el coronel fundaron NobleOutReach, LLC, para operar el fondo de inversión EB-5, y contrataron a la Ciudad de Nueva Orleans para administrar el Centro Regional de Nueva Orleans.

Debido a que Nueva Orleans fue una TEA designada en los años posteriores al huracán Katrina, los inversionistas inmigrantes solo tuvieron que invertir 500 mil dólares para calificar al programa de visa EB-5.

Hungerford y Milbrath indicaron a los interesados que su inversión de medio millón de dólares se utilizaría para crear empleos en Nueva Orleans y contribuir a la reconstrucción de la ciudad.

Un total de 31 inmigrantes invirtieron un total de 15.5 millones de dólares en el fondo de inversión de los acusados.

La evidencia mostró que, en lugar de invertir los fondos de los inversionistas inmigrantes en empresas de creación de empleo en Nueva Orleans, el empresario y el coronel malversaron fraudulentamente fondos de inversionistas para su propio beneficio personal.

Según el Departamento de Justicia, Hungerford y Milbrath emitieron cheques extraídos de los fondos de inversionistas que disfrazaron como “préstamos” o “reembolsos de préstamos”.

Las evidencias de la fiscalía mostraron que los demandados crearon varias compañías para ocultar el camino de los fondos de los inversionistas para malversarlos.

Los demandados también gastaron fondos de inversionistas para comprar propiedades de vacaciones y alquiler para su propio beneficio.

En el curso de la perpetración del fraude, los acusados hicieron declaraciones falsas a los inversionistas, los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS) y la Ciudad de Nueva Orleans.

Respecto a cada uno de los seis cargos de fraude electrónico, junto con la conspiración para cometer fraude electrónico y postal, los acusados enfrentan una pena máxima de veinte años en prisión, una multa de 250 mil dólares y hasta tres años de libertad supervisada.

En cuanto a la conspiración de lavado de dinero, los acusados enfrentan un máximo de 20 años de prisión, una multa de medio millón de dólares y hasta tres años de libertad supervisada.

Sobre el caso de conspiración para cometer fraude de inmigración, los acusados pueden recibir un máximo de cinco años en prisión, una multa de 250 mil dólares y hasta tres años de libertad supervisada.

La sentencia se fijó para el 17 de diciembre de 2019 ante el juez Guidry.

“Este fue un caso muy complejo, pero al final, todo se reduce a la codicia.

“Este plan para defraudar a nuestra comunidad, a los contribuyentes y a aquellos que buscan legalmente la residencia permanente en los Estados Unidos, se produjo a raíz de uno de los momentos más turbulentos en la historia de nuestra ciudad”, indicó la Fiscalía.

“Los crímenes acusados no solo involucraron el robo de dinero de potenciales ciudadanos estadounidenses, sino también el dinero que se utilizaría para ayudar a reconstruir Nueva Orleans después del huracán Katrina.

“Como en este caso, estos crímenes realmente victimizaron a toda una comunidad y no son tolerados por el FBI ni deben ser tolerados por ningún ciudadano”, dijo el Agente Especial Interino del FBI a cargo Anthony Riedlinger.

Recommended for you

(0) comments

Welcome to the discussion.

Keep it Clean. Please avoid obscene, vulgar, lewd, racist or sexually-oriented language.
PLEASE TURN OFF YOUR CAPS LOCK.
Don't Threaten. Threats of harming another person will not be tolerated.
Be Truthful. Don't knowingly lie about anyone or anything.
Be Nice. No racism, sexism or any sort of -ism that is degrading to another person.
Be Proactive. Use the 'Report' link on each comment to let us know of abusive posts.
Share with Us. We'd love to hear eyewitness accounts, the history behind an article.