taxi

Un taxi pasa por el puerto de entrada de la Zona Centro de Calexico durente la noche del 20 de marzo en Calexico. FOTO VINCENT OSUNA

CALEXICO — El cruce fronterizo rumbo al norte en todas las Garitas de California se ha reducido como resultado de las restricciones impuestas a los viajes transfronterizos no esenciales en respuesta a la amenaza del COVID-19.

Las restricciones de viaje han reducido el tráfico de vehículos y peatones en aproximadamente un 70 por ciento en promedio en los puertos fronterizos desde San Ysidro a Andrade, informó Protección Aduanal y Fronteriza de Estados Unidos.

Las restricciones se implementaron a partir de la madrugada del sábado después de que los gobiernos de Estados Unidos y México anunciaran la decisión tras un acuerdo alcanzado la semana pasada como parte de un esfuerzo conjunto para ayudar a detener la posible propagación de COVID-19.

A partir del lunes por la mañana, los funcionarios de aduanas estaban dando a los viajeros transfronterizos el beneficio de la duda con respecto al propósito de su viaje.

“No estamos solicitando formalmente la verificación de la identificación de empleo para verificar”, indicó Pete Flores, director de Operaciones de Campo de San Diego de CBP.

“Estamos tomando la mayoría de los viajeros en su palabra”, agregó.

El funcionario afirmó que los viajeros internacionales pronto podrían ser sometidos a un posible examen médico, al detallar que los funcionarios de inmigración no están confiscando visas o identificaciones de viajeros no esenciales, como han indicado los rumores.

El comercio comercial continuó sin interrupciones en la frontera, mientras que los viajes transfronterizos permanecen abiertos para los trabajadores considerados “esenciales”, incluidos los trabajadores agrícolas, empleados de restaurantes y supermercados, así como conductores de autobuses.

Aquellos que trabajan en comunicaciones, servicios de emergencia, tecnología de la información, atención médica y salud pública, y los que asisten a una institución educativa pueden continuar cruzando la frontera como antes.

Además, las órdenes bajo las cuales CBP está operando en respuesta a la amenaza COVID-19 permiten a la Patrulla Fronteriza deportar de inmediato a los migrantes que cruzan irregularmente la frontera, en lugar de detenerlos.

Actualmente, los agentes realizan entrevistas de campo a inmigrantes detenidos utilizando escáneres móviles, y los que no tienen antecedentes penales graves son llevados a un puerto de entrada y devueltos a México, dijo el agente jefe de la patrulla del sector de San Diego, Aaron Heitke.

Los inmigrantes detenidos que no pueden ser devueltos de inmediato a México son detenidos temporalmente hasta que se pueda organizar un vuelo a su país de origen, añadió Heitke.

Los agentes están equipados con equipo de protección personal como guantes y máscaras, y proporcionan a los migrantes que encuentran con máscaras.

Los vehículos y las instalaciones de la agencia también se someten a una mayor limpieza, y los detenidos temporalmente bajo custodia de la Patrulla Fronteriza están siendo aislados lo mejor posible.

“Estamos tratando a todos como si lo tuvieran”, consideró Heitke.

El lunes, el gobierno federal emitió una suspensión de 48 horas de las audiencias de asilo, destacó Flores.

Los inmigrantes que se presentan ante funcionarios de inmigración y mencionan un temor creíble de regresar a sus países de origen se manejan caso por caso, explicó Flores, al manifestar que no se presentaron nuevas solicitudes de asilo durante el fin de semana.

No estaba claro si habría una extensión de la suspensión de 48 horas de las audiencias de asilo, expuso Flores.

El personal de CBP en los puertos de entrada también tiene guantes y máscaras a su disposición y proporcionará máscaras a los viajeros internacionales que regresen de un país considerado un área de alto riesgo, consideró Flores.

Las personas detenidas por CBP reciben exámenes médicos y son transferidos a la custodia del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas para posibles procedimientos de expulsión, dijo.

Durante el fin de semana, los oficiales de CBP a lo largo de la frontera entre California y México confiscaron 28 libras de fentanilo, 56 libras de metanfetamina y 3 libras de heroína, dijeron las autoridades.

Con información de Julio Morales/Imperial Valley Press

Recommended for you

(0) comments

Welcome to the discussion.

Keep it Clean. Please avoid obscene, vulgar, lewd, racist or sexually-oriented language.
PLEASE TURN OFF YOUR CAPS LOCK.
Don't Threaten. Threats of harming another person will not be tolerated.
Be Truthful. Don't knowingly lie about anyone or anything.
Be Nice. No racism, sexism or any sort of -ism that is degrading to another person.
Be Proactive. Use the 'Report' link on each comment to let us know of abusive posts.
Share with Us. We'd love to hear eyewitness accounts, the history behind an article.