urena in el centro

El concejal de la ciudad de Calexico, Raúl Ureña, señala un cronómetro que se muestra en una pantalla, que muestra el tiempo que le quedaba para hablar en el podio durante la reunión del concejo de El Centro el 1 de junio en El Centro. FOTO VINCENT OSUNA

EL CENTRO — Cuando el concejal de la ciudad de Calexico, Raúl Ureña, compareció en la reunión del Concejo de El Centro el 1 de junio para abordar los comentarios críticos que hizo el mes pasado sobre el Departamento de Policía de esta ciudad, no salió como había planeado.

A Ureña se le permitieron 4.5 minutos durante la parte de comentarios públicos de la reunión para hablar. Pasó la mayor parte de ese tiempo en el podio insistiendo en que no era suficiente tiempo.

“Estoy muy ofendido de que esto haya sido programado como un comentario público, en el que se me ha impuesto un límite de tiempo”, dijo.

Viegas-Walker se mostró indiferente.

“Cada uno de nosotros (los miembros del consejo) aceptó la oportunidad de tener una conversación completa y transparente, y las reuniones fueron canceladas”, dijo.

El desacuerdo fue provocado por los comentarios que hizo Ureña en la reunión del Concejo de la Ciudad de Calexico el 5 de mayo durante una discusión del Proyecto de Ley 2 del Senado de California, que crearía un programa de licencias a nivel estatal para los agentes de policía.

Ureña, que defiende el proyecto de ley, dijo que ha estado rastreando casos de brutalidad policial durante unos cinco años.

“La mayoría de ellos, de hecho, han ocurrido en El Centro e Imperial”, dijo en ese entonces.

“El propio Departamento de Policía de Calexico no ha tenido tantos incidentes de ese tipo de fuerza, especialmente en los medios de comunicación. Se ha concentrado en El Centro, Imperial y la Patrulla de Caminos de California”, destacó.

Los comentarios no cayeron bien entre funcionarios de la ciudad de El Centro e Imperial. Tanto Viegas-Walker como la alcaldesa de Imperial, Karin Eugenio, enviaron cartas a Ureña exigiendo rendición de cuentas.

Eugenio leyó su carta en voz alta durante la reunión del Concejo de la Ciudad Imperial del 19 de mayo.

“No puedo decir que la brutalidad policial nunca haya ocurrido en nuestra ciudad”, dijo Eugenio en su carta.

“Al igual que con cualquier departamento de policía, ha habido agentes que no fueron ejemplares, por decir lo mínimo”, afirmó.

Eugenio instó a Ureña a respaldar sus comentarios con pruebas.

“Esencialmente, si tiene una afirmación audaz y acusatoria que hacer sobre todo un departamento de policía, es mejor que tenga datos precisos que lo respalden”, escribió.

La carta también decía que hubo un intento de concertar una reunión entre los respectivos funcionarios de la ciudad de Imperial para que Ureña pudiera presentar información adicional, pero que Ureña se negó a reunirse sin la presencia de representantes del capítulo local de Black Lives Matter.

“Me refiero más a que sus palabras esa noche del 5 de mayo fueron para incitar miedo y provocar reacción”, dice la carta de Eugenio.

“En el futuro, Señor Ureña, lo animo a que se comunique con otros funcionarios electos y que investigue adecuadamente antes de intentar empañar la reputación de toda una organización”, agregó la alcaldesa de Imperial.

Después de que la alcaldesa terminó de leer su carta, el vicealcalde de Imperial Geoff Dale compartió cómo se sentía con respecto a la negativa de Ureña a reunirse.

“Para mí, creo que las acciones de que el Señor Ureña no se presente a nuestra reunión fue, francamente, un cobarde”, dijo Dale.

“El joven necesita aprender lo que está haciendo y lo que le está haciendo a su ciudad”, aseguró.

Luego, Dale continuó: “Me enciende porque amo a nuestro departamento de policía. He estado en este consejo durante 20 años y nunca había visto a nadie como otro miembro del concejo haciendo algo como esto en el Valle, nunca. Es una vergüenza para Calexico. Lo siento por ellos”, expresó.

La carta de Viegas-Walker estaba fechada el 24 de mayo.

“En nuestra reunión del concejo del 18 de mayo, el jefe de policía Brian Johnson proporcionó datos que no apoyan de ninguna manera las acusaciones que ha hecho”, dijo.

“Es en ese contexto que está invitado a nuestra reunión del 1 de junio para proporcionar su informe de seguimiento de los casos de brutalidad policial”, indicó Viegas-Walker en su carta.

“Nos tomamos en serio estas acusaciones”, continuó la alcaldesa de El Centro.

“Nos tomamos más en serio el coraje, la valentía y el heroísmo que demuestran cada día los hombres y mujeres del Departamento de Policía de El Centro”, destacó.

Esa última frase quizás debería haber sido un indicio de la recepción que esperaba a Ureña el 1 de junio.

Varios oficiales de policía, incluido el jefe de la policía de Imperial, Leonard Barra, estaban presentes, y un grupo de exploradores de la policía estaba parado afuera de las cámaras del concejo.

Ureña había enviado una carta de 2 mil palabras a la ciudad en la que explicaba por qué sus comentarios del 5 de mayo eran de naturaleza constructiva y comparativa.

La carta señaló tres casos, los que involucran a Eduardo Sáenz, Charlie Sampson y Manuel González Verdugo, en los que cree que la policía de El Centro utilizó fuerza innecesaria.

Pero en el podio antes del concejo de El Centro, Ureña se centró principalmente en el poco tiempo que le dieron.

“Me están mostrando esta falta de respeto de cuatro minutos para tratar de exprimir la brutalidad policial”, dijo.

“No querían tener esta conversación”, afirmó.

Después de recordarle a Ureña de sus reuniones canceladas con los miembros del Concejo Municipal de El Centro, Viegas-Walker dijo sobre el concejal de Calexico: “Se le pidió que asistiera esta noche, le brindó la oportunidad en nuestra agenda de proporcionar su informe de seguimiento de los casos de brutalidad policial que involucran al Concejo de Centro. Ha identificado tres casos, de los que estamos al tanto, por lo que se lo agradecemos”.

Al día siguiente, Ureña realizó una conferencia de prensa frente al Palacio de Justicia Superior en El Centro, donde leyó íntegramente su carta de 2 mil palabras.

El concejal anotó que la carta no tenía la intención de echar culpas, sino de ayudar a sus compañeros municipales en el condado de Imperial a responder adecuadamente al problema sistemático de la mala conducta de la policía.

“Se debe establecer un mejor sistema para la rendición de cuentas de la policía con elementos de bienestar comunitario”, dijo.

Además, recordó que hay una sucursal recientemente establecida de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles en el condado, y dos organizaciones sin fines de lucro locales, el Comité de Justicia Social del Valle Imperial y Black Lives Matter, que se asegurarán de que la comunidad no se olvide de la detalles de incidentes pasados.

Ureña terminó su discurso anunciando que una coalición que representará a los tres grupos se presentará ante varios Concejos en el condado con una propuesta para establecer una Junta de Revisión Ciudadana local por mala conducta policial.

El Proyecto de Ley del Senado 2, que pasó a la Asamblea estatal el 26 de mayo, crearía una comisión que otorgaría licencias a los oficiales de policía y tendría la autoridad para revocar esas licencias si hay un caso de violencia policial, abuso de fuerza, soborno, corrupción u otros. ofensa.

“Algo así como nuestros médicos, nuestros paramédicos, nuestros contadores están certificados y autorizados, y pueden ser descertificados y deslicenciados en el caso de violaciones o cosas de esa naturaleza”, dijo Ureña en la reunión del Concejo de Calexico del 5 de mayo.

“Lo mismo se establecería para los agentes de policía a nivel estatal. Nos facilita sacar de las calles a un oficial de policía que actúa fuera del color de la ley. La ley actual, como dice, en realidad hace que sea muy difícil, como hemos visto a lo largo de muchos, muchos casos en las décadas, llegar a esa responsabilidad para llegar a la justicia”, señaló.

El concejo en ese momento estaba discutiendo un tema de la agenda presentado por Ureña y la concejal Gloria Romo para emitir una carta de apoyo al proyecto de ley.

“Como consejo, les imploro que no hagan esto”, dijo el jefe de policía de Calexico, Gonzalo Gerardo, “porque simplemente van a enviar el mensaje equivocado a un departamento de policía en una comunidad que, en realidad, no tiene un problema.

“No tenemos ningún problema con estas cosas. Es posible que la nación lo esté enfrentando, y no sé si ustedes lo notan, no quiero maldecirnos a nosotros mismos, pero la mayoría de estos problemas están en la costa este", aseguró Gerardo.

Después de más discusiones, el concejo de Calexico acordó por unanimidad posponer el tema hasta una reunión futura.

Con traducción de Adelante Valle

Recommended for you

(0) comments

Welcome to the discussion.

Keep it Clean. Please avoid obscene, vulgar, lewd, racist or sexually-oriented language.
PLEASE TURN OFF YOUR CAPS LOCK.
Don't Threaten. Threats of harming another person will not be tolerated.
Be Truthful. Don't knowingly lie about anyone or anything.
Be Nice. No racism, sexism or any sort of -ism that is degrading to another person.
Be Proactive. Use the 'Report' link on each comment to let us know of abusive posts.
Share with Us. We'd love to hear eyewitness accounts, the history behind an article.