EL CENTRO — A pesar de que los miembros de la Junta de Supervisores del Condado de Imperial aprobaron el martes un borrador de la nueva política de telefonía celular del condado, las autoridades han solicitado un reporte actualizado sobre el uso y posesión de teléfonos celulares del gobierno en aproximadamente un mes.

Henry Félix, Gerente de Información y Servicios Técnicos, presentó a la Junta la nueva versión preliminar de la política, en la cual la oficina del Oficial Ejecutivo en Jefe tendría que autorizar un teléfono celular para los empleados del condado.

Los supervisores solicitaron conocer qué consideraría el condado como necesario para que un empleado reciba un teléfono celular del condado.

El supervisor Jesús Eduardo Escobar dijo que el condado debe idear un plan mucho mejor.

El ex Concejal de Calexico agregó que están en el camino correcto, pero no cerca de a donde debe llegar el condado.

Escobar desea incluir medidas disciplinarias como el despido dentro de la política que aborda el uso indebido de cualquier dispositivo celular.

“Eso envía un mensaje más claro”, comentó.

También expuso que el término “excesivo” era demasiado abierto porque lo que una persona podría considerar excesivo, otro empleado no.

Los teléfonos de Verizon que usa el condado son generalmente el modelo de iPhone 7.

El supervisor Ryan Kelley destacó que el condado tiene más de 700 teléfonos celulares para aproximadamente 2 mil 100 empleados.

El funcionario cuestionó si el condado estaba investigando el número.

Félix informó que el condado no puede tomar esa decisión porque eso depende de los jefes de departamento.

Kelley dijo que ha examinado a todos los empleados a quienes se les han emitido teléfonos celulares del condado.

“He revisado la lista y hay puestos que no están justificados”, dijo.

El Oficial Ejecutivo del condado, Tony Rouhotas, indicó que ha sido un problema continuo el hecho de determinar quién recibe un teléfono celular y quién no.

El condado también ofrece puntos de acceso, tarjetas Wi-Fi y tabletas a sus trabajadores.

Kelley dijo desconocer la necesidad de puntos de acceso y tarjetas Wi-Fi, ya que los teléfonos tienen la capacidad de convertirse en puntos de acceso.

“No deberíamos pagar por los otros tres dispositivos”, comentó.

Félix estimó que el costo mensual para el condado de los más de mil dispositivos es de entre 35 mil y 45 mil dólares.

El Supervisor Escobar cuestionó en que no exista una política importante sobre quién recibe un teléfono celular y el motivo de la asignación.

“Tenemos que ir por el camino correcto”, expuso, al tiempo de comparar la política con un emparedado que solamente cuenta con pan.

Los supervisores adoptaron la política, a sabiendas de que todavía hay trabajo por hacer respecto al uso del teléfono celular y la cantidad de dispositivos.

Con información de Michael Maresh/Imperial Valley Press

Recommended for you

(0) comments

Welcome to the discussion.

Keep it Clean. Please avoid obscene, vulgar, lewd, racist or sexually-oriented language.
PLEASE TURN OFF YOUR CAPS LOCK.
Don't Threaten. Threats of harming another person will not be tolerated.
Be Truthful. Don't knowingly lie about anyone or anything.
Be Nice. No racism, sexism or any sort of -ism that is degrading to another person.
Be Proactive. Use the 'Report' link on each comment to let us know of abusive posts.
Share with Us. We'd love to hear eyewitness accounts, the history behind an article.