vusa

Decenas de miles de residentes permanentes del Condado de Imperial quienes reciben beneficios del Sistema de Bienestar, del Programa CalFresh (anteriormente conocido como Estampillas de Comida) y hasta de servicio médico gratuito se encuentran en riesgo no solamente de ver frustrado su sueño de convertirse algún día en ciudadanos estadounidenses, sino también de verse impedidos a renovar sus tarjetas como residente permanente.

El pasado lunes, el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos (DHS, por sus siglas en inglés) anunció una regla final que define con mayor claridad las estipulaciones establecidas en la ley desde hace años a fin de que los extranjeros que buscan ingresar y permanecer en Estados Unidos, ya sea de forma temporal o permanente, sean autosuficientes y dependan de sus propias capacidades, recursos de familiares, patrocinadores y organizaciones privadas, en lugar de depender de los beneficios públicos.

Esta regla final establece modificaciones a los reglamentos de DHS al indicar cómo el personal de dicha agencia determinará si un extranjero es inadmisible a Estados Unidos basado en la probabilidad de convertirse en una carga pública en cualquier momento en el futuro, según lo estipulado en la Ley de Inmigración y Nacionalidad.

La regla final también aborda la autoridad que tiene el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS en inglés) para permitir que un extranjero pague una fianza por concepto de carga pública en el contexto de las solicitudes de ajustes de estatus.

La regla también lleva a que los extranjeros no inmigrantes que recibieron algunos beneficios públicos por encima de un límite específico sean decretados generalmente como inelegibles para extender su estadía y cambiar de estatus.

“Por más de cien años, la causal de inadmisibilidad por motivos de carga pública ha sido parte de las leyes de inmigración de nuestra nación. El presidente Trump ha cumplido su promesa al pueblo estadounidense de hacer cumplir la ley de inmigración establecida desde hace mucho tiempo, al definir las causales de inadmisibilidad por carga pública que han existido durante décadas”, dijo el director interino de USCIS, Ken Cuccinelli.

Según el funcionario, a lo largo de la historia nacional, la autosuficiencia ha sido un principio fundamental del sueño americano.

Este principio, al igual que la laboriosidad y la perseverancia sentaron las bases de nuestra nación, y desde entonces han definido a generaciones de laboriosos inmigrantes que buscan oportunidades en Estados Unidos, añadió el funcionario, quien indicó que mediante la aplicación de la ley de inadmisibilidad por carga pública, la agencia busca promover estos ideales establecidos desde hace mucho tiempo, y el éxito de los inmigrantes.

El DHS ha revisado la definición de “carga pública” para incorporar la consideración de más tipos de beneficios públicos recibidos, lo que el Departamento cree que garantizará que los solicitantes que están sujetos a la causal de inadmisibilidad por carga pública sean autosuficientes.

La regla define el término “carga pública” como una persona que recibe uno o más beneficios públicos por más de 12 meses en total, dentro de cualquier período de 36 meses. Esto es, por ejemplo, recibir dos beneficios en un mes cuenta como dos meses.

La regla define además el término “beneficio público” para incluir cualquier beneficio en efectivo para el mantenimiento de ingresos, Seguridad de Ingreso Suplementario (SSI, por sus siglas en inglés), Asistencia Temporal para Familias Necesitadas (TANF, por sus siglas en inglés), Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP, por sus siglas en inglés), la mayoría de los tipos de Medicaid y algunos programas de vivienda.

La regulación excluye de la definición de beneficios públicos aquellos beneficios públicos recibidos por miembros en servicio activo o en la Reserva Lista de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, y sus cónyuges e hijos; los beneficios públicos recibidos por algunos menores adoptados internacionalmente e hijos que adquieren la ciudadanía estadounidense; los beneficios de Medicaid para extranjeros menores de 21 años de edad y mujeres embarazadas; Medicaid por servicios escolares (incluidos los servicios proporcionados bajo la Ley de Educación para Personas con Discapacidades); y los beneficios de Medicaid para servicios médicos de emergencia.

Esta regla también lleva a que algunos extranjeros no inmigrantes que están en Estados Unidos y recibieron beneficios públicos designados que se exceden del límite máximo, resulten inelegibles para cambiar su estatus o la extensión de su estadía si recibieron los beneficios después de obtener el estatus de no inmigrante que buscan extender o desde el cual desean cambiar.

La agencia destacó que esta regulación no aplica a los programas de inmigración basados en razones humanitarias para refugiados, solicitantes de asilo, jóvenes inmigrantes especiales (SIJ, por sus siglas en inglés), algunas víctimas de trata de personas (visa T de no inmigrante), víctimas de actividades delictivas calificadas (visa U de no inmigrante) o víctimas de violencia doméstica (autopeticionarios VAWA), entre otros.

La nueva regla explica la manera en que el personal del USCIS ejercerá su autoridad discrecional, en circunstancias limitadas, para ofrecerle a un extranjero que es inadmisible solo bajo la causal de carga pública la oportunidad de pagar una fianza de al menos 8 mil 100 dólares por concepto de carga pública.

La regla, que reemplaza la Guías Provisionales de Campo de 1999 sobre Deportabilidad e Inadmisibilidad Basadas en Causales de Carga Pública, entra en vigor a partir del primer minuto del 15 de octubre, a menos que las organizaciones que han presentado demandas contra la misma triunfen en los tribunales.

El USCIS detalló que la aplicación de la regla se aplicará solo a las solicitudes y peticiones mataselladas (o presentadas electrónicamente) en o después de la fecha en que entra en vigor dicha regla.

Las solicitudes y peticiones que ya están pendientes ante el USCIS en la fecha de efectividad de la regla (por ejemplo, están mataselladas y aceptadas por USCIS) serán adjudicadas según las Guías Provisionales de 1999, aclaró la agencia.

CIFRAS

Las nuevas disposiciones establecidas por el USCIS respecto a la llamada carga pública podría afectar a cerca de 30 mil personas en el Valle Imperial.

De acuerdo a cifras del Censo de los Estados Unidos, cerca de 29 mil 700 residentes del Condado de Imperial son provenientes del extranjero y carecen de ciudadanía, que representa uno de cada seis residentes de la región.

El censo estableció que en 2017 casi el 13 por ciento de estos residentes recibían el llamado Ingreso Suplemental que, de acuerdo a los nuevos lineamientos, impediría a este sector de la población renovar sus permisos de residencia en el país.

Además cerca del 8 por ciento de los residentes de origen extranjero son beneficiarios del Programa de Asistencia Pública en Efectivo.

La agencia indicó que una tercera parte de estos residentes foráneos recibe apoyo a través del programa anteriormente llamado como Estampillas de Comida.

El acceso a este tipo de servicios de este sector de la población se debe a que casi su totalidad viven dentro de los niveles de pobreza establecidos por el mismo gobierno estadounidense.

El Censo detalla que una de cada tres familias con residentes permanentes o temporales viven dentro de la pobreza en el Valle Imperial, mientras que dos de cada cinco de estos hogares cuentan con menores de edad.

Tres de cada diez de sus hogares en pobreza tienen niños menores a los 5 años de edad.

La situación es incluso más grave entre los hogares encabezados por madres solteras de origen foráneo, ya que dos de cada tres de estas familias cuentan con hijos menores y se encuentran sumidas en la pobreza.

AVAL

De acuerdo a Claudia Alemán, una consultora en asuntos migratorios, estas disposiciones siempre han estado incluidas en la ley, pero en años anteriores no se ejecutaba al pie de la letra.

Los inmigrantes reciben antes de ser admitidos el aval de un patrocinador, quien sería el responsable de pagar todos los gastos en los que haya incurrido el inmigrante en caso de recibir ayuda pública.

Esto cambia cuando el residente permanente se convierte en ciudadano estadounidense, dijo Alemán.

“Sí va a afectar a mucha gente si escudriñan los registros”, aseguró la entrevistada.

Alemán recomendó a los residentes permanentes a inscribir en los programas de beneficio a los hijos que sean ciudadanos americanos.

Incluso, comentó, los residentes pueden tener MediCal, pero sin activarlo. Esto último ha sido su recomendación para quienes inmigran al país desde hace dos años, ya que existía el rumor de que se implementaran las nuevas disposiciones anunciadas el lunes.

La consultora dijo que estos nuevos lineamientos pudieran afectar al aval, con el cobro de los gastos en los que haya incurrido el inmigrante patrocinado.

“Más gente va a dudar en ser aval y los solicitantes de inmigración van a batallar más para encontrar un patrocinador”, añadió la entrevistada.

De acuerdo a la especialista, los agentes de inmigración ya han estado revisando todas estas situaciones desde hace tiempo.

“Yo les digo a quienes solicitan inmigración que no vengan con la mentalidad de recibir ayuda y que piensen en su aval”, finalizó.

Recommended for you

(0) comments

Welcome to the discussion.

Keep it Clean. Please avoid obscene, vulgar, lewd, racist or sexually-oriented language.
PLEASE TURN OFF YOUR CAPS LOCK.
Don't Threaten. Threats of harming another person will not be tolerated.
Be Truthful. Don't knowingly lie about anyone or anything.
Be Nice. No racism, sexism or any sort of -ism that is degrading to another person.
Be Proactive. Use the 'Report' link on each comment to let us know of abusive posts.
Share with Us. We'd love to hear eyewitness accounts, the history behind an article.