SACRAMENTO — El Gobernador de California, Gavin Newsom, indicó que el proyecto de ley de estímulo suplementario federal aprobado este viernes por el Congreso de los Estados Unidos permitirá a quienes se hayan quedado sin empleo a obtener 600 dólares adicionales por semana derivado del Seguro de Desempleo.

“El proyecto de ley de estímulo aprobado hoy brindará un apoyo fundamental para que California luche contra COVID-19 y fortalezca nuestros hospitales y sistema de atención médica”, apuntó.

El mandatario destacó que este apoyo adicional para muchos californianos que ya han perdido sus empleos y muchos más que lo harán durante esta crisis incluye también préstamos de emergencia y subvenciones para ayudar a las pequeñas empresas y organizaciones sin fines de lucro a mantener a las personas empleadas.

Proporciona también ayuda a los gobiernos estatales y locales para responder a esta emergencia y ayudar a las comunidades y familias durante este tiempo, destacó.

“Los gobiernos estatales y locales están en la primera línea de la lucha contra esta pandemia: ampliando la capacidad de nuestro sistema de salud, apoyando a los socorristas, brindando ayuda alimentaria y apoyando a los trabajadores mientras buscan llegar a fin de mes en medio de la pérdida masiva de empleos.

“Los gobiernos estatales y locales necesitarán fondos adicionales y flexibles para garantizar que puedan continuar respondiendo a esta crisis y continuar con los servicios críticos”, estableció.

De acuerdo a Newsom, las empresas y residentes de California también necesitarán apoyo federal adicional para capear esta tormenta económica.

“California trabajará en estrecha colaboración con nuestros socios federales para obtener más ayuda para garantizar que los californianos puedan recuperarse rápidamente de los impactos económicos, de salud y humanitarios del COVID-19”, finalizó.

Sobre el tema, el Congresista Bennie Thompson, Demócrata por Mississippi y presidente del Comité de Seguridad Nacional, manifestó que la llamada Acta de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica por el Coronavirus, o CARES en inglés, ayudará a los trabajadores y las familias de la nación, incluidos los más de 200 mil empleados del Departamento de Seguridad Nacional en el frente de esta emergencia nacional durante esta crisis sin precedentes.

“A medida que el número de casos de Coronavirus en nuestro país se acerca a 100 mil, es importante que el Congreso continúe brindando un apoyo vital a nuestras comunidades, aborde las deficiencias en la respuesta de la Administración y brinde la estabilidad y el apoyo que necesita nuestra nación.

“A medida que se promulgue este proyecto de ley, continuaré responsabilizando a esta Administración y asegurándome de que nuestros esfuerzos de respuesta en curso satisfagan de manera equitativa las necesidades de todos los países afectados por esta pandemia global”, indicó.

El gobierno federal, a través de la Secretaría de Estado, ha apoyado a decenas de países pobres y organismos mundiales con cientos de millones de dólares para encarar la crisis.

Para la Directora Ejecutiva de la Alianza Main Street, Amanda Ballantyne, la mejor manera de apoyar a la economía durante esta crisis es mantener a los trabajadores recibiendo cheques de pago y mantener solventes a las pequeñas empresas.

Todos los días, destacó, se escuchan las voces de propietarios de pequeñas empresas que se han visto obligados a despedir trabajadores y han estado esperando saber qué apoyo les espera, si recibirán un salvavidas o deberán cerrar sus puertas permanentemente.

“Para ellos, este paquete cuenta con elementos necesitarios, pero en el orden incorrecto”, afirmó.

Ballantyne consideró que las pequeñas empresas han dejado en claro sus necesidades como subsidios de retención de empleo para mantener a los empleados en nómina y acceder a su atención médica, ya sea que estén trabajando o no.

En segundo lugar, se requiere una red de seguridad significativamente ampliada para los que ya han sido despedidos y, en tercer lugar, préstamos para pequeñas empresas con intereses bajos o sin intereses que pudiesen perdonarse para que las pequeñas empresas puedan llenar los vacíos.

“Este paquete ofrece los tres elementos, pero en el orden inverso: un gran programa de préstamos, una expansión significativa y crítica del Seguro de Desempleo y un pequeño programa de subsidios con un tope de 10 mil dólares por compañía, ninguno lo suficientemente grande como para realmente abordar el problema”, agregó.

La Directora Ejecutiva afirmó que la mayor parte del financiamiento dentro del proyecto de ley está reservado para las grandes corporaciones.

El Senado, anotó, podría haberse centrado las necesidades de las pequeñas empresas y en su lugar obtuvimos un fondo de 450 mil millones de dólares al que las pequeñas empresas no pueden acceder.

“Las pequeñas empresas simplemente no solicitarán préstamos para cubrir la nómina sin ingresos, lo que los pondrá en riesgo de no ser elegibles para el perdón.

Las desigualdades estructurales en nuestras instituciones de crédito significan que las mujeres y los propietarios de pequeñas empresas o de color tienen menos probabilidades de obtener préstamos, y si acceden a ellos, son pequeños y en las peores condiciones. Por la forma en que está diseñado este programa, muchas pequeñas empresas probablemente cerrarán en lugar de asumir el riesgo de endeudarse”, aseguró.

Ballantyne calificó el paquete de estímulos como un buen comienzo que puede ser mejorado.

El sistema de salud y la expansión del desempleo son necesarios, ya que deben establecerse rápidamente y con verdadera equidad de acceso.

Al mismo tiempo, se debe implementar por parte de la Administración de Pequeñas Empresas rápidamente y de manera simplificada para reducir cualquier carga sobre las pequeñas empresas que ya están en dificultades.

Respecto a las disposiciones de licencia pagada incluidas en el paquete, la Alianza aseveró que la crisis demuestra que es necesario un programa nacional y permanente.

Ballantyne expresó la necesidad de incluir proyectos para apoyar a las pequeñas empresas de manera responsible, al ampliar el programa de subvenciones a una escala que sea necesaria para muchas más pequeñas empresas.

“Estamos al borde de un evento de extinción para nuestra economía, las empresas de Main Street nos sacaron de la última recesión y necesitan el apoyo adecuado para desempeñar ese papel nuevamente”, finalizó.

Recommended for you

(0) comments

Welcome to the discussion.

Keep it Clean. Please avoid obscene, vulgar, lewd, racist or sexually-oriented language.
PLEASE TURN OFF YOUR CAPS LOCK.
Don't Threaten. Threats of harming another person will not be tolerated.
Be Truthful. Don't knowingly lie about anyone or anything.
Be Nice. No racism, sexism or any sort of -ism that is degrading to another person.
Be Proactive. Use the 'Report' link on each comment to let us know of abusive posts.
Share with Us. We'd love to hear eyewitness accounts, the history behind an article.